• Categorías

Las tres “R”

Por: Leticia Gasca Serrano

Si pudiéramos viajar en el tiempo hacia el pasado observaríamos que en tres o cuatro generaciones atrás la basura no era un problema. Los residuos orgánicos seguían el ciclo de la vida como abono o alimento para animales, los vertidos arrojados a los ríos eran depurados por las propias aguas y los desechos inorgánicos eran muy pocos.

En cambio, ahora predominan los desechos inorgánicos y nuestro actual estilo de vida favorece la cultura del “usar y tirar”.

Cada vez consumimos más productos con más empaques y menos durabilidad, lo que ha llevado a un nivel inimaginable la generación de residuos.

Para formar parte de la solución y no del problema, le brindamos acciones sencillas para que aplique la regla de las tres “R”, en beneficio de sus finanzas personales y también del medio ambiente.

Reducir

Se trata de la primera “R”, ya que es la más importante: no hay mejor residuo que aquel que no se genera, ya que siempre es más sencillo prevenir un problema que solucionarlo.

Asimismo, lo más responsable con nuestras finanzas personales es evitar las compras por impulso y no consumir bienes o servicios que no son realmente necesarios.

Para practicar esta regla:

Disminuye el consumo de energía y agua.

Adquiere los productos con menos empaques, ya que muchas veces sólo por ello se incrementa el costo del producto. Además, al evitar adquirir productos con envolturas impedimos la generación de basura.

Reduce el uso de productos tóxicos y contaminantes, sobre todo en el caso de los artículos de limpieza. En ocasiones es suficiente limpiar con agua.

Evita siempre que sea posible los productos que casi inmediatamente terminan en el cesto de la basura, como papel de cocina y papel aluminio, en este casorecomendamos la idea de la abuela.

Al momento de comprar es una buena idea llevar tus propias bolsas de tela.

Reutilizar

Se dice que en muchas ocasiones la basura es un producto útil que se encuentra en el lugar equivocado. Es decir, que los materiales que tiramos no necesariamente deberían ir al cesto de la basura, sino que es posible que sean reciclados o reutilizados.

Reutilizar significa utilizar los objetos tanto tiempo como sea posible para la mayor cantidad de usos diferentes o que éstos los empleen tantas personas como sea posible, antes de que tengan que ser reciclados o desechados.

Así, para ahorrar dinero y recursos puede practicar el reuso de formas sencillas:

Si se descompone algún aparato eléctrico ve con un experto para que lo repare en lugar de comprar uno nuevo. Lo mismo aplica en el caso de la ropa, zapatos y muebles.

Compra tus bebidas en botellas de vidrio retornables.

Imprime el papel por ambas caras, así disminuirás prácticamente a la mitad la cantidad de dinero que destina a este rubro, lo que puede ser sustancial en el caso de consumo de papel en oficinas, tambien puedes usar tipos de letras ecologicas.

Las hojas escritas sólo por una cara pueden servir para escribir notas o para dibujar.

La ropa que ya no te queden o ya no uses siempre puede emplearlas alguien más. También puede ser usada para forrar cojines o cuadernos.

Aprovecha los frascos y latas para guardar alimentos u objetos pequeños como clavos o botones.

Casi todo se puede reciclar

Si no puede reducir el consumo de algún producto en particular ni reutilizarlo, entonces, ten en cuenta la opción del reciclaje.

Así, será posible aprovechar los materiales de los artículos que usamos, o algunas de sus partes, para la fabricación de otros objetos.

Para favorecer una cultura del reciclaje los primeros pasos deben darse en el hogar:

No coloques el papel con el resto de la basura; apila los periódicos, revistas y cajas de cartón, y deposítalos en los contenedores para su reciclaje; el reciclado de una tonelada de papel puede salvar hasta 20 árboles.

Separa los residuos en orgánicos e inorgánicos, con los organicos puedes hacer composta.

El vidrio es el mejor material para ser reciclado, reúnelo en una bolsa y entrégalo por separado a quienes recolectan la basura.

Recuerda que los envases de plástico de PET son reciclables, al igual que las latas de aluminio e incluso los envases tipo brick, como los que contienen leche.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 98 seguidores

%d personas les gusta esto: